Osamu Tezuka, autor de “Adolf” y “Astroboy”, por citar sus obras más conocidas –la gran mayoría no se ha publicado en España—, puede ser considerado como padre del manga porque, si bien no lo inventó, innovó en tantos terrenos que el manga posterior se lo debe prácticamente todo; o como el dios del manga porque nadie es capaz de crear historias con la capacidad de enganche que tenía, ni de alcanzar la fuerza narrativa que desplegaba.

Menos conocida es su faceta como cineasta, de la que se pueden encontrar muchas pequeñas joyas en forma de cortometraje. Por ejemplo, “Huuppamine” (1984) o “Onboro Film” (1985). También ha sido autor de largometrajes y en este terreno seguía siendo tan pionero como en el manga, pues creó, por ejemplo, una de las primeras películas de animación eróticas: “Kureopatora” (1970).

Tezuka murió demasiado joven y dejó varias obras incompletas, entre ellas el largometraje titulado “Mori no densetsu” (1987). De las cuatro partes de las que iba a constar, que se corresponderían con los cuatro movimientos de la cuarta sinfonía de Tchaikovsky, sólo tuvo tiempo de finalizar la primera y la última.

La buena noticia es que el hijo de Osamu Tezuka, el director de cine y televisión Makoto Tezuka, ha anunciado que terminará la película que inició su padre. Makoto es responsable de dos largos y de una serie de anime que adaptan el manga de su padre “Black Jack” (1996). Existen otras versiones de animación sobre el cirujano de lo imposible, pero parece que las más agradecidas son las del hijo de Osamu.

Como director de Tezuka Productions, Makoto ha trabajado supervisando el nuevo manga de Naoki Urasawa (“Monster”, “21st Century Boys”), “Pluto”, el cual es considerado una nueva interpretación de “Tetsuwan Atom” (Astro Boy), obra también de Osamu Tezuka, que está viendo una adaptación cinematográfica de la que ya hemos adelantado mucha información.

En “Mori no densetsu” vemos a Kimba, el león blanco que creó Tezuka y que Disney plagió para dibujar al Rey León que, “casualmente”, se llamaba Simba. Más en: blogdecine

Deja un comentario